El erotismo no envejece.

La palabra erótico hace referencia a la capacidad de sentir placer a partir del ejercicio sexual. En nuestra sociedad mexicana actual, la vida erótica de las personas de la tercera edad no es muy bien vista, por decir lo menos.

Esta ampliamente documentado que en lo general las personas en esta etapa suelen limitar o cancelar su vida sexual. Esto a pesar de que no existe razón alguna física o psicológica para que así ocurra.

Si bien es cierto que la respuesta sexual cambia con los años, no habría razón para tachar de “viejito rabo verde” al varón o a la mujer interesados en su sexualidad. Mientras se conserve en buen estado de salud, no hay motivo alguno para que el interés y las prácticas sexuales desaparezcan.

El envejecimiento produce algunos cambios en la fisiología (mayor lentitud en la respuesta sexual humana y menor intensidad) sin embargo, no significa un impedimento para dicha actividad.

La sexualidad en la vejez estará determinada por la actitud que el sujeto ha tenido ante el sexo durante toda su vida.

La sexualidad en la vejez esta mermada por una serie de factores psicológicos y socioculturales, producto de la desinformación y de la creencia de que la sexualidad es solamente para la gente joven.

Se piensa que la vida sexual es únicamente el coito, y nada más equivocado que ello. Ejercer la vida erótica es también atender necesidades emocionales, de compañía, de cuidado, de atenciones, de afectos, entre muchas cosas más.

Por ello tendríamos que reconocer que las personas mayores necesitan atender sus necesidades afectivas y eróticas, ya que son fuente de bienestar físico y emocional, siendo fundamental el derecho al placer también en este momento de vida, ya que nuestra capacidad de sentir, gozar y disfrutar no envejece.

Psic. Héctor Orozco Gómez.

Sexólogo y Terapeuta de pareja.

Certificado por la Federación Mexicana de

Educación Sexual y Sexología (FEMSS)

Cel 44-31-58-34-56

Email. hecsex@hotmail.com

DÉJANOS TU COMENTARIO